• 2 muestras gratis
    Con cada pedido recibirás 2 muestras gratuitas de tu elección
  • Envío gratis a partir de 29€
    Con un valor superior a 29€ tu pedido no tendrá gastos de envío
  • Envoltorio de regalo gratis
    Envolvemos gratis tu pedido para regalo y preparamos una tarjeta de felicitación
  • Pago seguro
    Pago seguro con Master Card, VISA o PayPal
















Brochas para polvos: tus mejores aliadas de belleza

Completa tu kit de maquillaje con varios tipos de brochas para polvos que cumplirán diferentes funciones. Y es que el mercado de belleza nos está tentando con una gran variedad de polvos compactos y sueltos que tienen distintas funciones: dan luminosidad al rostro, acentúan el bronceado, corrigen el contorno facial, se utilizan como fondo de maquillaje, sellan un fondo o un corrector líquido o simplemente quitan brillos de la piel, como es el caso de polvos translúcidos. Para optimizar su aplicación y obtener un buen resultado, necesitarás brochas de calidad que tengan un tacto sedoso, se deslicen fácilmente sobre la piel, difuminen bien el producto y proporcionen una cobertura uniforme. Las mejores brochas para aplicar productos en polvo son de pelo natural, aunque las de fibra sintética o mixtas también suelen dar excelentes resultados.

Descubre todo lo que puede hacer por ti una brocha para polvos compactos y sueltos

Una de las brochas para polvos más utilizadas es de tipo kabuki. Su corte de pelo ligeramente redondeado y un gran cabezal permiten extender y difuminar polvos, bronceadores o coloretes de forma rápida y uniforme sobre el rostro, cuello y escote. Una brocha kabuki puede tener pelo natural, sintético o mixto y se utiliza para aplicar polvos sueltos y compactos, bronceadores, iluminadores y coloretes en polvo. Sus principales rivales en el mundo beauty son brochas con punta biselada, perfectas para acentuar el contorno del rostro marcando la zona bajo el hueso del pómulo y la sien. Además, este tipo de brochas son ideales para aplicar iluminadores en polvo sobre el colorete, los hombros, clavículas y escote para crear puntos de luz muy favorecedores y conseguir un aspecto radiante.

La ventaja de una buena brocha: polvos compactos bien difuminados

Las brochas para polvos compactos con cerdas largas y de forma redondeada abarcan zonas más amplias (pómulos, frente, barbilla, nariz) o el rostro entero con solo unas pasadas. Además, este tipo de brochas permiten aplicar la cantidad justa del producto y distribuirlo de una forma perfectamente homogénea sobre la piel. A su vez, las brochas de pelo corto y punta recta, también conocidas como brochas mofeta, son accesorios todoterreno que se usan para aplicar maquillaje líquido, polvos de sol, coloretes y cosméticos en crema. Suelen ser más densas y captan más cantidad del producto, ofreciendo una cobertura más concentrada y la más indicada para camuflar todo tipo de imperfecciones cutáneas. Otros imprescindibles en el maquillaje son las llamadas brochas multiusos, con cabezal pequeño, pelo muy corto y forma plana. Son las más idóneas para aplicar sombras, pigmentos o correctores en zonas muy concretas, como párpados o arco de las cejas, con una gran precisión y excelente cobertura.