• 2 muestras gratis
    Con cada pedido recibirás 2 muestras gratuitas de tu elección
  • Envío gratis a partir de 29€
    Con un valor superior a 29€ tu pedido no tendrá gastos de envío
  • Envoltorio de regalo gratis
    Envolvemos gratis tu pedido para regalo y preparamos una tarjeta de felicitación
  • Pago seguro
    Pago seguro con Master Card, VISA o PayPal









Contouring y strobing, una técnica para cada ocasión

Hablamos aquí de dos técnicas de maquillaje opuestas y por tanto complementarias: mientras que el contouring o contorneado facial acentúa los rasgos marcando un alto contraste de luces y sombras perfecto para ocasiones en las que se quiera presentar una imagen más sofisticada, su contrario se basa en poner el foco en los puntos de luz, consiguiendo así un look mucho más natural y luminoso.

Las reglas del contouring

Ten en cuenta que el contouring requiere cierta destreza a la hora de difuminar los rasgos para que el alto contraste no produzca un efecto caricaturesco. Podrás lograrlo así:

  • Utiliza un fondo de maquillaje más oscuro que tu tono de piel y aplícalo en las zonas que quieras disimular.
  • Utiliza un iluminador o corrector más claro para las zonas que quieras resaltar.
  • Difumina hasta conseguir un degradado perfecto.

Strobing para un look más natural

La técnica más adecuada para aquellas que prefieran un look natural y saludable que acentúe sus mejores rasgos se basa en las reglas contrarias. En este caso el fondo de maquillaje deberá ser más claro. Incluso es buena idea mezclarlo con una hidratante facial para potenciar la luminosidad. También es más sencillo iluminar sin riesgo de cometer el conocido error del “efecto mapache” cuando se trata de aplicar solo tonos claros. El iluminador o corrector se funden mejor con fondos ligeros que con los más oscuros y el resultado es más natural.

Los productos más adecuados para cada técnica

Aunque no lo parezca, los polvos compactos, los correctores e iluminadores que se aplican con brocha son más sencillos de utilizar que aquellos que se aplican en barra, con pincel o esponja. Estos últimos tienden a difuminarse con mayor dificultad y el resultado final puede ser menos homogéneo. Así que, si estás empezando con el contouring y el strobing, te recomendamos paletas en polvo y brochas de pelo de buena calidad. Recuerda golpear la brocha ligeramente en tu mano para eliminar el maquillaje sobrante y ve poco a poco. Siempre es más fácil añadir un poco de color que tratar de eliminar el exceso.