• 2 muestras gratis
    Con cada pedido recibirás 2 muestras gratuitas de tu elección
  • Envío gratis a partir de 29€
    Con un valor superior a 29€ tu pedido no tendrá gastos de envío
  • Envoltorio de regalo gratis
    Envolvemos gratis tu pedido para regalo y preparamos una tarjeta de felicitación
  • Pago seguro
    Pago seguro con Master Card, VISA o PayPal







El jabón, siempre en su forma más natural

Un clásico para el cuidado del cuerpo. Aunque fueron los romanos quienes extendieron el uso de los jabones al resto de civilizaciones ya hubo civilizaciones anteriores que los utilizaban. Los fenicios, los egipcios y los israelíes son algunos de los pueblos que incluían los aromas naturales en sus rituales de belleza y cuidado personal. Al caer el imperio romano, el jabón cayó también en el olvido y, hasta bien entrado el siglo XVI, no volvió a aparecer como artículo esencial en todas las ramas de la sociedad. En los albores de la industrialización se utilizaron dos tratamientos diferentes para fabricar jabones, dando así lugar a los jabones de sodio, que debido a su capacidad de cristalización se utilizan para las pastillas de jabón, y a los de potasio, artífices de los jabones líquidos.

Un jabón que despierta los sentidos

Los jabones clásicos de pastilla han vuelto a ganar presencia en los hogares y ahora están más de moda que nunca. Sus aromas naturales, su fabricación artesanal y las formas y colores llamativos son la mejor manera de dotar a tu cuarto de baño de un toque personal. Olores a cítricos como la naranja, la lima o el pomelo, plantas perfumadas como la lavanda o el romero, aromas de lugares exóticos como la India u Oriente Medio, frutas silvestres como las moras y las frambuesas... son sólo algunas de las variedades que ofrece Douglas en su tienda online.
Muchos de estos jabones contienen también aceites terapéuticos y revitalizantes, cualidades apropiadas para quienes buscan cuidar su piel y al mismo tiempo procurarle la fragancia adecuada. Esta es una de las razones por las que es fundamental elegir el jabón que nuestro cuerpo necesite, uno que vaya acorde con nuestro tipo de piel. Los jabones oleaginosos son perfectos para las pieles más secas, mientras que las pieles grasas requieren jabones menos aceitosos que proporcionen más frescura y tonificación a la piel.
Igual de importante que las propiedades limpiadoras es la fragancia que desprenda el jabón, ya que cada aroma aporta su función terapéutica y su uso influirá en el estado de ánimo. Por ejemplo, la fragancia floral del jazmín elevará el animo, combatiendo la ansiedad y el insomio. Las flores de almendro pueden tener un efecto relajante, mientras que las fragancias cítricas y frutales tienen un efecto refrescante y energizante. Es por eso por lo que Douglas te aconseja escoger una fragancia acorde a tu personalidad y a tu estado de ánimo.