• 2 muestras gratis
    Con cada pedido recibirás 2 muestras gratuitas de tu elección
  • Envío gratis a partir de 29€
    Con un valor superior a 29€ tu pedido no tendrá gastos de envío
  • Envoltorio de regalo gratis
    Envolvemos gratis tu pedido para regalo y preparamos una tarjeta de felicitación
  • Pago seguro
    Pago seguro con Master Card, VISA o PayPal

El cuidado de los pies, tan importante como el del resto del cuerpo

Seguramente nunca olvidamos limpiar, tonificar e hidratar el rostro, ademas de procurar que se vea radiante, terso y saludable. Tampoco dejamos de aplicar una crema corporal o para las manos, pero no siempre damos a los pies la relevancia que realmente tienen.

Es necesario iniciar el cuidado de pies de inmediato?

Si los pies han estado bajo régimen de cuidados mínimos por un tiempo, la primera medida será una sesión profunda de podología. Luego ya podremos continuar con su cuidado en casa, destinando a los pies unos minutos cada día. Después de la ducha diaria, por ejemplo, eliminar las durezas con una piedra pómez u otro abrasivo cosmético conservará la suavidad y evitará las temidas grietas de los talones, que una vez instaladas son más difíciles de eliminar. El calzado abierto de verano puede provocar su aparición, debida a la sequedad extrema de la piel. Tras pulir la piel de los pies es necesaria la aplicación de un producto adecuado, que Douglas ha seleccionado en especial para cada situación.

Productos idóneos para el cuidado de los pies

Mantener los pies hidratados, frescos y suaves exige el uso de determinados productos básicos: Cremas nutritivas, que contienen elementos como salicílico, urea, manteca de karité y aceite de almendras, además de aceites esenciales de semillas que nutren la piel de los pies en profundidad. Se aplican dando masaje hasta que su completa absorción. Cremas anti-fatiga, indicadas especialmente para quienes deben pasar muchas horas de pie y necesitan reactivar la circulación de pies y piernas, suavizar la piel y otorgarle un aspecto liso. En ellas también aparecen mantecas vegetales y especias, como la mirra, que ayuda incluso a fortalecer las uñas. Lociones revitalizantes, que pueden presentarse en forma de leche, producto que se absorbe con facilidad y produce una sensación de alivio inmediata. También los geles ayudan a conservar la piel sana y atractiva, a la vez que refrescan los pies.

Presumir de pies sanos y bonitos no debe reducirse al verano. Aunque en invierno no se muestren tanto, también es necesario practicar un sencillo ritual diario o semanal de cuidado de pies, preferiblemente después de la ducha. De esta forma se podrán lucir, además, las uñas cuidadas y con color, para disfrutar de unos pies perfectos.