• 2 muestras gratis
    Con cada pedido recibirás 2 muestras gratuitas de tu elección
  • Envío gratis a partir de 29€
    Con un valor superior a 29€ tu pedido no tendrá gastos de envío
  • Envoltorio de regalo gratis
    Envolvemos gratis tu pedido para regalo y preparamos una tarjeta de felicitación
  • Pago seguro
    Pago seguro con Master Card, VISA o PayPal


























Zurück 1 2 3

¿Cómo funciona una crema antiarrugas?

Las cremas antiarrugas utilizan principios activos que permiten alisar y nutrir la piel y rellenar las arrugas. Las marcas cosméticas utilizan formulaciones diferentes, basadas muchas veces en el desarrollo de proyectos de investigación y desarrollo propios o en la licencia de patentes, lo que explica el precio de las mismas. No todas las antiarrugas son iguales ni producen los mismos efectos, por lo que es preciso seleccionar la que mejor se adapte a cada situación particular y a cada tipo de piel. Así, se puede optar por una crema antiarrugas con efecto de relleno, por una que potencie el efecto antioxidante de eliminación de radicales libres o por una reparadora que estimule la formación de colágeno.

Algunos componentes de las antiarrugas de mejor calidad

Aunque la fórmula de una crema antiarrugas varía mucho de unas marcas a otras, hay algunos componentes que siempre están presentes en las mismas. Se trata, por ejemplo, del colágeno o de los potenciadores de colágeno, cuya principal misión es mantener la piel lisa y firme. Los componentes antioxidantes también son muy comunes, pues actúan eliminando los radicales libres, una de las causas de las arrugas y del envejecimiento de la piel. En este grupo, el componente más común suele ser el retinol, que actúa eficazmente contra la formación de arrugas. También es común que contengan principios activos que contribuyan a la hidratación de la piel, como es el caso de la urea, el lactato de sodio y algunos aminoácidos especiales.

Las cremas antiedad y el envejecimiento

Se ha podido demostrar científicamente que, especialmente en ciertas personas y determinados tipos de piel, las cremas antiedad son eficaces. El proceso de envejecimiento de la piel es muy individual y no se puede determinar con exactitud cuando debe comenzarse a proporcionarle a la piel un cuidado antiedad específico. Douglas recomienda comenzar aproximadamente a partir de los 25 o 30 años y consultar siempre a un experto para saber qué productos son los más adecuados para cada tipo de piel.
Sin ninguna duda, la genética influye notablemente en el aspecto de la piel a lo largo de los años, como también influye la alimentación, la limpieza de la piel y la adecuada protección contra los rayos del sol. Controlados estos efectos, estas cremas son el complemento adecuado para garantizar una piel luminosa, hidratada y con un aspecto joven.