Envío gratis a partir de 24€     Entrega en 2-3 días*     2 muestras gratis*

Cómo limar las uñas correctamente

Para un acabado bonito

Dar forma, pulir o arreglar pequeñas roturas: la lima te permite mimar tus uñas. Eso sí: siempre y cuando tu lima se ajuste a las características de tus uñas y sepas cómo limarlas correctamente. Aquí te contamos qué técnica debes dominar, qué limas de uñas existen y un montón de información más sobre cómo limar las uñas.

ASPECTOS CLAVE: ASÍ LIMARÁS TUS UÑAS CORRECTAMENTE

  • Con la lima de uñas puedes acortar tus uñas, darles forma, pulirlas o reparar pequeñas fisuras.
  • Existen limas de papel, limas de zafiro, de vidrio, de cerámica, minerales y pulidores.
  • El grado de limado de una lima se indica en grit: cuanto más alto sea el número de grit, más fina será la lima.
  • Las limas de doble cara tienen un lado de grano más grueso para reducir la longitud de las uñas y otro más fino para darles forma.
  • Debes limar las uñas solo en una dirección, ya que esto puede proteger la placa ungueal.
  • Las limas de vidrio o de cerámica no se gastan, pero el resto de limas se deben sustituir al cabo de unas semanas o meses.

Reducir la longitud, pulir y demás: cómo limar las uñas correctamente

1. Acortar

La forma más delicada de reducir la longitud de tus uñas es limándolas. Si tus uñas están muy largas, debes tener en cuenta la regla 90/10: corta el 90 % de la parte de uña que quieras acortar con una tijera y el porcentaje restante con la lima. No utilices cortaúñas, ya que pueden producir fisuras microscópicas en la uña, lo que llevará a que se rompan.

2. Dar forma

Con una lima les puedes dar a tus uñas la forma que más te guste. El look será más natural si te fijas en la forma de la cutícula e imitas la misma curva en tu uña. Existen las siguientes formas de uñas:

  • Redondas: es la más natural, lo mejor es llevarlas cortas.Ovaladas: también tienen una forma más bien redonda, pero algo más larga.
  • Ovaladas: también tienen una forma más bien redonda, pero algo más larga.
  • Cuadradas: la uña termina en ángulo recto y también es más larga.Semicuadradas: esta variante es cuadrada, pero los picos se redondean ligeramente.
  • Semicuadradas: esta variante es cuadrada, pero los picos se redondean ligeramente.  
  • Almendradas: recuerdan a una almendra, son alargadas y su extremo es más picudo que el de la forma ovalada.
  • Ballerina: los extremos se estrechan, pero finalizan en ángulo recto, igual que unas zapatillas de ballet.
  • Stiletto: los extremos se estrechan y acaban en pico, como un tacón de aguja.

3. Sellar

Pasa cuando menos te lo esperas: te enganchas en algo y te haces una fisura en la uña. Ahora es importante que la fisura no se alargue y provoque una infección en el lecho ungueal. Por eso debes limar toda la uña que sobresalga. De esta forma sellarás rápidamente las fisuras o las uñas escamadas.

4. Pulir

Además de pulir los bordes de tu uña, también puedes pulir su superficie para que brille. Viene muy bien cuando descansas de las constantes manicuras de gel, shellac o acrílicas, y es una variante fantástica del look natural. Puedes conseguir este aspecto limpio con un pulidor o bloque especial.

Guía de limas para uñas: ¿cuáles son los distintos modelos?

No todos los tipos de limas son iguales: elige entre diferentes modelos teniendo en cuenta las características de tus uñas. Las limas de uñas se diferencian, por un lado, según el material con el que están elaboradas (vidrio, cerámica, metal o papel de lija), y por otro, según su grano, que se indica en la unidad de medida «grit». Esta unidad describe el número de granos abrasivos por centímetro cuadrado. Cuanto mayor sea el número grit de una lima, más suave será esta. El rango se encuentra entre 80 grit (de grano muy grueso) y 600 grit (de grano muy fino). Si tus uñas son blandas y frágiles, elige una lima de uñas con un número grit alto. Si tienes uñas acrílicas o de gel, lo mejor es trabajar con una lima más gruesa, de 80 a 100 grit. Para limar uñas naturales, debes elegir como mínimo un número grit de 180. Por lo tanto, para poder limar tus uñas correctamente, debes elegir la lima teniendo en cuenta su grado de finura.

Si una lima tiene dos lados con granos diferentes, verás que se indica con dos números, por ejemplo: 100/180 o 180/240. La parte más gruesa se suele utilizar para reducir la longitud, mientras que la parte más fina sirve para dar forma a las uñas. Se suelen llamar limas de doble cara.

Puedes elegir entre estas limas, que también están disponibles como limas de doble cara:

Lima de zafiro

Es un clásico en cualquier set de manicura. Está hecha de acero elástico endurecido y su superficie está recubierta de grano de zafiro. Este tipo de limas suele tener un lado grueso y otro fino. La lima de zafiro tiene un gran efecto de limado y se suele utilizar con uñas resistentes, duras o uñas de gel. Utiliza esta lima con cuidado y sin apretar demasiado.

Lima con papel abrasivo

Se trata de una espátula de madera recubierta de papel abrasivo que suele tener un núcleo de espuma. Esta lima de uñas «Emery Board» se utiliza para uñas frágiles y blandas. Por eso, en algunos modelos la espuma es especialmente blanda, para no presionar las uñas demasiado al limarlas. Este tipo de limas también está disponible como limas desechables, que pueden ser una solución higiénica, por ejemplo, en caso de hongos en las uñas. Para sujetarlas mejor en la mano, también existen limas con forma de media luna alargada.

Lima de vidrio

Está hecha de vidrio endurecido y de alta calidad en el que se graban microporos en intervalos regulares. También se conoce como lima de cristal. Las limas de vidrio también suelen tener un lado más grueso y otro más fino. Estas limas de uñas de vidrio son ideales para uñas frágiles y que se astillan con facilidad. Permiten devolverles la forma suavemente sin que vuelvan a astillarse o a fisurarse. Además, con la lima de vidrio puedes sellar delicadamente las fisuras de los extremos de tu uña.

Lima cerámica

Esta lima es muy respetuosa con tus uñas. Con la textura granulada de la cerámica puedes darles forma incluso a las uñas frágiles.

Lima mineral

Es el aliado perfecto para las uñas blandas y muy frágiles. Está elaborada con un mineral especial que al parecer sella pequeñas fisuras al limarlas.

Pulidor

Esta lima tiene un número grit muy alto (por encima de 250 grit) y también se conoce como «bloque». Con esta herramienta no se acortan las uñas, sino que se pule la superficie de las uñas al natural. Suele tener dos lados con granos para pulir o tiene la forma de un pequeño bloque de espuma. Estos bloques pueden tener de 3 a 4 lados con distintos granos para pulir. Con ellos puedes acortar poco a poco tus uñas, ponerlas más ásperas y finalmente pulirlas para que brillen.

Visto recientemente

La técnica de limado adecuada

No importa qué lima elijas ni qué es lo que hayas decidido hacerte: lo fundamental es emplear la técnica adecuada. Y es que la uña tiene una placa córnea y, al igual que el cabello, puede sufrir mucho si aplicamos demasiados productos. Se puede secar y partir, astillarse o fisurarse y una técnica de limado incorrecta puede incluso empeorar la situación. Puedes limar tus uñas de las manos y de los pies correctamente siguiendo estos pasos:

  1. Lima tus uñas solo cuando estén secas: si están húmedas, son demasiado blandas y frágiles.
  2. Apoya la lima sobre la uña de forma recta, nunca en diagonal.
  3. Ejerce movimientos regulares y suaves que se dirijan desde el exterior hacia el interior y lima siempre en la misma dirección. Limar las uñas rápidamente de un lado a otro puede dañar la uña y astillarla.
  4. Lima sin presión.
  5. Después de limar las uñas, aplica un tratamiento nutritivo a tus uñas con un baño para uñas, por ejemplo, o con productos nutritivos para el cuidado de las uñas
NO TE PIERDAS ESTO

Dudas frecuentes: ¿cómo limar las uñas correctamente?

¿Cómo se limpia la lima de uñas?

Puedes lavarla con agua y desinfectarla, a excepción de las limas con papel abrasivo. Una lima de vidrio es la opción más higiénica porque puedes esterilizarla calentándola. Para limpiar el polvo que se genera al limar de las limas con papel abrasivo, hazlo en seco y con ayuda de un cepillo de dientes. O recurre al truco de la cinta adhesiva: presiona cinta adhesiva contra la hoja abrasiva y retírala enérgicamente. Es muy importante limpiar la lima para evitar que se acumulen bacterias y hongos sobre su superficie.

¿Cuánto dura una lima de uñas?

Las limas de vidrio y cerámica duran mucho, ya que los granos abrasivos no se desgastan y siempre permanece la misma cantidad. Algunos fabricantes de limas de vidrio incluso ofrecen una garantía de por vida. Pero tu lima de vidrio también puede partirse. Por eso es importante que guardes estas limas tan delicadas en un lugar seguro y con su estuche protector o funda. Las limas de zafiro o con papel abrasivo, por el contrario, se gastan más. Lo puedes ver directamente en su superficie, y también lo notarás cuando la lima deje de limar correctamente por estar desgastada. Las limas con papel abrasivo se deben cambiar después de algunas semanas. Las limas de zafiro duran algunos meses.

¿Por qué la lima termina en punta?

Especialmente las limas de zafiro terminan en punta. La razón es sencilla: con ella puedes eliminar la suciedad bajo el borde y limpiar tus uñas de forma muy efectiva. ¡Pero no te acerques demasiado al lecho ungueal! Podrías lesionar el hiponiquio, que es la fina piel que une la placa ungueal con el lecho ungueal. 

¿Puedo utilizar la lima para retirar las cutículas?

Las cutículas son muy sensibles. Para no dañarlas cuando las retires, debes utilizar un palito de madera especial. También puedes retirar esta fina piel con una lima de uñas de vidrio, siempre que tenga el extremo redondeado, ya que no tendrá ninguna parte afilada que pueda dañar la cutícula.

¿Qué lima necesito para uñas artificiales?

Lo mejor es limar las uñas de gel y otras uñas de este tipo con una lima muy gruesa. Utiliza preferiblemente una lima de 80 grit para retirar el producto. Si quieres reducir la longitud de tus uñas artificiales, debes utilizar un grano de 100 a 180 grit.

¿Puedo dañar las uñas si las limo con demasiada frecuencia?

Cada movimiento de la lima gasta la uña. No ocurrirá nada si solo limas la parte que sobresale, pero si limas tus uñas hasta el lecho ungueal, puedes dañar la piel. Y esto puede provocar que entren gérmenes y que se infecte. Cuando aplicamos o retiramos uñas acrílicas, de gel o de shellac, puede ocurrir que también se pierda parte de la superficie de la uña, lo que provocará que esté más fina. Por eso, aunque las uñas sean artificiales, intenta descansar de vez en cuando de estas manicuras y déjalas que reposen unas semanas antes de volver a echar mano de la lima.

Otros temas relacionados con las uñas:

Cuidado de las uñas

Eliminar las cutículas

Consigue fácilmente unas uñas cuidadas: te enseñamos cómo eliminar las cutículas paso a paso

LEER MÁS

Cuidado de las uñas

Formas de uñas

Forma redonda natural, almendrada clásica o extravagante stilleto: con la forma de tus uñas puedes acentuar tu estilo. ¿Qué forma le queda bien a cada persona y cómo se consigue?

LEER MÁS

Esmalte de uñas

¿Cómo hacer la manicura francesa?

La manicura francesa no para de reinventarse. Aquí te mostramos cómo hacer en casa una versión natural de esta manicura semitransparente y de una forma muy sencilla.

LEER MÁS