Envío gratis a partir de 24€     Entrega en 2-3 días*     2 muestras gratis*

Piel sensible

No existe una definición fija para la piel sensible. Por lo general se deduce de la percepción subjetiva en el tipo de piel sensible. En este artículo descubrirás cómo tratar tu piel sensible y cuál es la mejor manera de cuidarla.

Información verificada y creada en colaboración con la doctora en bioquímica Sarah Schunter de Múnich.

PIEL SENSIBLE: ASPECTOS CLAVE

  • Estado de la piel que destaca, p. ej., por rojeces, quemazón, picor, sensación de tirantez o descamaciones. 
  • La piel reacciona a leves irritaciones con un enrojecimiento (rojez) y existe una tolerancia muy baja a la luz UV y el sol.
  • Con frecuencia, la piel sensible es poco grasa o seca.
  • Las reacciones inflamatorias desempeñan un papel clave.
  • El cuidado de la piel sensible es poco irritante, calmante y antiinflamatorio. 

Cuidado dermatológico de la piel

Piel sensible: síntomas e indicios típicos

La piel sensible o hipersensible no es un tipo de piel en sí, sino un estado de la piel que se caracteriza por diversos factores externos o internos. Los estudios concluyen que hasta el 50 % de las mujeres y casi el 44 % de los hombres describirían su piel como sensible. Las personas aquejadas de piel sensible mencionan, por ejemplo, los siguientes síntomas:

  • Rojeces, picor, quemazón, ronchas, pápulas, piel seca y descamaciones tras aplicar productos de cuidado
  • Aparición de acné tras el uso de determinados productos de cuidado
  • Rápida aparición de quemaduras solares incluso tras una breve exposición al sol o también el desarrollo de una alergia al sol

Por lo general es una autoevaluación la que lleva a la conclusión de una piel sensible, pues no siempre es posible identificar factores o desencadenantes claros que puedan provocar los síntomas mencionados. Se trata más bien de un valor derivado de la experiencia. Tampoco puede descartarse que la piel sensible sea una consecuencia de unos cuidados incorrectos o inadecuados. No obstante, en la piel hay indicios que son típicos de la piel sensible si se observan objetivamente:

  • Mayor pérdida de agua transepidérmica
  • Piel seca y deshidratada
  • Reacción aguda a sustancias irritantes
  • Mayor reacción del sistema inmunitario

¿Qué es la barrera cutánea?

La capa superior de nuestra piel es el estrato córneo. Su estructura recuerda a una pared de ladrillos: en ella se agrupan las células córneas de la piel como si fueran ladrillos y los denominados lípidos de barrera las mantienen unidas. De este modo, a partir de las células córneas y los lípidos de barrera, se forma la barrera cutánea.

Gracias a su estructura, la barrera cutánea es estable e impermeable. Las células córneas se encargan de la estabilidad y los lípidos de barrera de la protección frente a una excesiva evaporación del agua (pérdida de agua transepidérmica).

Por tanto, una barrera cutánea intacta es la base de una piel sana y protegida de los factores externos. Por el contrario, una barrera cutánea alterada será susceptible a los factores externos y además estará seca, deshidratada y sensible.

Piel sensible: causas y factores típicos

Con frecuencia, las causas de la piel sensible están relacionada en cierto modo con el estado de nuestra barrera cutánea. Si la barrera cutánea está alterada, pueden producirse los siguientes problemas:

  • El agua entra en la piel, pero no se puede retener ahí y vuelve a evaporarse hacia fuera. Esto vuelve la piel seca y deshidratada pese a los tratamientos de hidratación.
  • La piel con una barrera cutánea alterada tiene menos protección frente a las influencias externas, por lo que algunas sustancias puedan entrar en la piel más fácilmente, incluso en zonas especialmente sensibles. Esto provoca una irritación de la piel que causa inflamaciones, rojeces y la activación del sistema inmunitario.

Otros factores que contribuyen a una piel sensible

  • Sustancias irritantes
  • Alérgenos de contacto
  • Hinchazón del estrato córneo, p. ej., por baños o duchas largos y/o frecuentes
  • Alteración del valor pH de la piel
  • Factores psíquicos
  • Factores medioambientales, p. ej., cambios de temperatura o la contaminación
  • Radiación UV

El cuidado de la piel sensible

Lo primero es eliminar en la medida de lo posible las sustancias irritantes a la hora de cuidar tu piel. Estas pueden ser, por un lado, las típicas sustancias irritantes como el perfume, las fragancias, los aceites esenciales o el alcohol. Pero algunos productos de cuidado (p. ej., según la concentración) también pueden provocar problemas en pieles sensibles. Por lo tanto, si tienes la piel sensible, debes probar con prudencia si los toleras o incluso evitarlos por completo:

Estas sustancias pueden tener un efecto irritante en la piel sensible

  • Ácidos frutales como el ácido glicólico, el ácido mandélico o el ácido láctico (AHA)
  • Ácido salicílico (BHA)
  • Retinoides
  • Urea
  • Sodium Lauryl Sulfate und Sodium Laureth Sulfate
  • Vitamina C
  • Vitamina E
  • Lanolina
  • Propilenglicol

La limpieza de la piel sensible

Para la piel y la barrera cutánea, la limpieza es un paso crítico de la rutina de cuidado. Si la limpieza es demasiado intensa o las sustancias limpiadoras son demasiado agresivas, esto puede alterar considerablemente la barrera cutánea. Por lo tanto, para la limpieza de la piel sensible debe aplicarse la siguiente regla: tan poco como sea posible y tan frecuente como sea necesario.

Si tu piel no se engrasa durante la noche, por la mañana límpiala solo con agua a temperatura templada y prescinde de los productos limpiadores. Por lo general es suficiente con una limpieza al final del día. Para ello, utiliza un producto limpiador suave con pH neutro, por ejemplo, aceite limpiador, bálsamo limpiador, leche limpiadora o loción limpiadora.

Por cierto: dado que los productos limpiadores se eliminan de la piel lavándolos, no suele haber ningún problema en que contengan, por ejemplo, vitamina E (INCI: tocoferol, acetato de tocoferilo). Siempre que no permanezca en la piel, el contacto es tan mínimo que no es de esperar que se produzca ninguna irritación. No obstante, en este caso también conviene probar la tolerancia de cada persona.

La exfoliación en la piel sensible

En el caso de la piel sensible no deben utilizarse exfoliantes químicos, físicos ni enzimáticos.

Los sérums en la piel sensible

Lo ideal es que, si tienes la piel sensible, utilices el menor número posible de productos limpiadores, pues cualquier producto tiene el potencial de provocar una irritación de la piel. No obstante, quien conozca bien su piel y ya utilice una crema hidratante que tolere bien, puede integrar un sérum calmante con pantenol, alantoína, bisabobol, extracto de té verde o betaglucano.

El tratamiento hidratante en la piel sensible

Con frecuencia, las cremas y productos hidratantes para pieles sensibles tienen una fórmula bastante minimalista. El objetivo es cuidar la piel, calmarla y reforzar la barrera cutánea. Para ello, utiliza cremas sin perfume ni sustancias irritantes. También deben evitarse en lo posible las sustancias anteriormente mencionadas, aunque siempre depende también del contexto y la respectiva concentración. Por lo tanto, hay que probar siempre la tolerancia personal de las cremas hidratantes.

Protección solar y cremas solares en la piel sensible

En ocasiones, los filtros solares sintéticos o químicos pueden desencadenar una reacción de la piel sensible. No obstante, deberías probarlos personalmente y, en caso necesario, pasarte a las cremas solares con filtros físicos como el dióxido de titanio o el óxido de cinc. En cualquier caso, no debes prescindir de un protector solar, ya que la piel sensible reacciona con facilidad a la radiación UV y esto puede influir negativamente en su estado.

Preguntas frecuentes acerca de la piel sensible

¿Qué sustancias hay que evitar en caso de tener la piel sensible?

Resulta obvio que deben evitarse todas aquellas sustancias que sean conocidas por su potencial de irritación. Entre estas se encuentran, por ejemplo, el perfume, las fragancias, los aceites esenciales, el alcohol (INCI: alcohol, alcohol denat.), las sustancias detergentes intensas como el Sodium Laureth Sulfate o el Sodium Lauryl Sulfate y los exfoliantes y determinados filtros UV.

Pero no siempre se sabe qué puede provocar irritaciones o picores a nivel individual. Por lo tanto, en casos de piel sensible, lo recomendable es apostar por productos de cuidado conocidos y con buena tolerancia, y no cambiar con mucha frecuencia la rutina de cuidados.

¿Qué hacer en caso de piel extremadamente sensible?

Si tu piel es extremadamente sensible e irritable y te parece que nada sirve de ayuda, debes consultar a una dermatóloga o un dermatólogo. Una médica o un médico puede determinar si existe una afección cutánea y, en caso necesario, tratarla.

Otro medio eficaz consiste en una dieta cero en cosméticos. Esto significa dejar en principio todos los productos de cuidado y esperar a que remitan los síntomas. En este caso se requiere paciencia, pues esto puede durar entre 6 y 12 meses. Cuando se haya calmado la piel, pueden irse integrando paso a paso productos poco irritantes en la rutina de cuidado.

¿Piel sensible o rosácea?

La afección cutánea rosácea muestra muchos síntomas que también aparecen en el caso de la piel sensible: piel enrojecida, reacción a determinados ingredientes y sustancias irritantes, sensibilidad a factores medioambientales, etc. Por lo tanto, cualquier rosácea es también es prácticamente una piel sensible, pero no cualquier piel sensible es una rosácea.

Image alt tag

Sarah Schunter, doctora en bioquímica

Sobre la autora

«Quien entiende cómo actúan las sustancias cosméticas, ya ha dado el primer paso para un cuidado efectivo de la piel», explica la doctora en bioquímica S. Schunter. Como doctora en bioquímica, le encanta desentrañar las listas de ingredientes de los productos cosméticos, que a menudo son crípticas, para descubrir qué llevan y qué efecto tienen. La Dr. Schunter señala convencida que con estos conocimientos, se puede determinar el cuidado adecuado para cada tipo y estado de piel.

Image alt tag

Otros temas sobre el cuidado de la piel:

Estados de la piel y rutinas

Cuperosis

Las rojeces y las venillas en la zona de la nariz y las mejillas también pueden indicar una cuperosis. En nuestro artículo puedes leer más acerca de sus causas y del cuidado más adecuado para la piel.

LEER MÁS

Estados de la piel y rutinas

Piel seca

Ya sea de nacimiento o adquirida, la piel seca es desagradable: el cutis se muestra sensible, descamado y áspero. El cuidado adecuado debe ser suave y ha de apostar por la hidratación y los lípidos.

LEER MÁS

Ingredientes de tratamiento

Ácido hialurónico

El ácido hialurónico puede retener grandes cantidades de agua. De esta forma, favorece la hidratación de la piel. Además, el ácido hialurónico hace que nuestra piel luzca temporalmente más joven.

LEER MÁS

Bibliografía

  1. Willis CM et al., Sensitive skin: an epidemiological study. Br J Dermatol, 2001;145:258–263
  2. Williams S et al., Prävalenz „fettiger“, „trockener“, „normaler“ und „empfindlicher“ Haut in Deutschland. 2005, JDDG 3:161
  3. M. Kerscher, Dermatokosmetik; Steinkopff Verlag, 2009; DOI https://doi.org/10.1007/978-3-7985-1739-4

Piel sensible ✔️ Compra online | DOUGLAS

(0)